TISHA BEAB

Los sabios enseñaron (Talmud, Taanit 26ª, b) cinco acontecimientos ocurrieron a nuestros antepasados en el día 9de AAv;estos son:
En este día se decreto que la generación que abandono a Egipto no entraría en la Tierra de Israel, como expresa el versículo (números 14:23) ninguno de estos hombres de esta generación malvada, vera la Tierra.

Se destruyo el primer Beit Ha Mikdash.

Se destruyo el segundo Beit HaMikdash.

Se conquisto vetar

Jerusalén fue arada luego de la Destrucción, como declara el versículo (jeremías 26:18): Tzion será arada como un campo.
Asimismo otras otras tragedias sucedieron a nuestros antepasados, en este día amargo en las generaciones posteriores a la Destrucción. La más calamitosa fue la expulsión de España en el año 5252(1492), cuando Fernando, rey de España, decreto que hacia el final de julio de ese año ningún judío podía pisar suelo español. Esta orden se prolongo hasta el 2 de agosto, fecha que coincidía con Tsha beAv. Abaebnel escribe:

En esos mismos días, todas las huestes de Di-s abandonaron España, quedandobestias salvajes —tantos aquellas que andan en dos patas como aquellas que lo hacen en cuatro.
Aunque en nuestra época fuimos testigos de una aniquilación mucho mas horrenda y atroz como nunca antes había ocurrido, y pese a que nuestros corazones están abrumados por los suspiros y a nuestros hijos ya no les quedan lagrimas para derramar, las terribles tribulaciones a las que fueron sometidos los judíos en España –la más gloriosa de las comunidades de la Diáspora—permanecen aun grabadas en nuestra memoria nacional. No hemos olvidado como aquella comunidad tan grande y digna fue oprimida al grado de que solo sobrevivió un ínfimo remanente digno de compasión, que nunca volvió a levantarse. En efecto, el hecho de este acontecimiento este directamente ligado a Tsha beAv no es más que el cumplimiento del dictamen de nuestros Sabios (Talmud, Taanit 29 b). Se destina el merito para un día meritorio, y el infortunio desgraciado.

“Vosotros lloráis sin motivo alguno, por eso Yo fijare ( en este día como) uno de llanto en el curso de las generaciones futuras (Talmud, Taanit 29 b )
¿Es que acaso Di-s actúa por venganza, envidia o enojo? Además, como expresa el versículo: Si los padres comieron uvas agrias, ¿los hijos sufrirán dentera? (Jeremías 31:29); es decir ¿por qué deben cargar las generaciones subsiguientes con el pecado de aquella, primera generación?¿Acaso no es suficiente con el castigo que sufrieron los hijos de los de generación, demorados en el desierto durante cuarenta años hasta que sus pecadores pares murieran?
Asimismo, en el destierro de que fue víctima el pueblo en generaciones posteriores acusa de sus propios pecados, ¿qué relación hay entre esta desgracia y los pecados de sus antepasados, como para que tuvieran que acontecer precisamente el mismo día en que estos pecaron, en Tisha beAv (fecha en que fueron destruidos el primer y el segundo Gran Templo, y con ello sobrevino el Exilio)? La explicacionde todo ello es la siguiente:
Como castigo por el llanto Di-s decreto: En este desierto morirán (números 14:29), solamente en cuanto a los padres. Los hijos, que no habían pecado, entraron en la tierra y la heredaron. Aunque estos no manifestaban la misma ingratitud de sus padres, un vestigio de ella formaba
No obstante parte de un carácter innato, hereditario, y pese a que, de hecho, los hijos no son castigados por los pecados de los padres, si Di-s considero adecuado purificarlos y erradicar de ellos este factor heredado. Dado que los padres habían despreciado la preciada tierra con su llanto sin razón, declarando (ibid.14:4) volvamos a Egipto, Di-s decreto que también en las generaciones posteriores hubiera “llanto” en esta fecha. El llanto de muchas generaciones de hijos en todas las tierras de su dispersión, serviría para rectificar el llanto sin sentido que constituyo el pecado de la primera generación. Incluso en épocas de sosiego y prosperidad, recordarían la tierra y derramarían lagrimas, ansiando regresar y reconstruir su suelo desolado, diciendo: “¡Cuan grato me sentiría caminar descalzo sobre las ruinas desoladas que constituían Tu palacio “.
Vemos, por lo tanto, que Di-s actuó caritativamente con Israel al fijar la fecha para los exilios futuros en el mismo día en que había pecado la generación del desierto. De este modo, las lágrimas de muchas generaciones subsiguientes rectificarían aquello que los padres habían malogrado con sus lágrimas sin razón. Así las naciones los observarían y declararían: “Solo ellos son los verdaderos hijos de Tzion; todo otro que la conquiste y la destruya es extraño para la tierra y será expulsado de ella a fin de que sus hijos retornen nuevamente a sus fronteras “Se Se cuenta de Napoleón que cierta vez paso delante de la entrada de una sinagoga de Paris en Tisha be Av, y al ver a los judíos sentados en el piso, llorando y lamentándose por la destrucción de los dos Templos y la [perdida de ] la tierra como si hubiese sucedido apenas ayer, se detuvo asombrado y dijo: “ Juro que este pueblo tendría un futuro exitoso en su propia tierra. ¡¿Dónde hemos visto alguna otra nación en el mundo que haya guardado luto por casi dos mil años, sin nunca perder la esperanza de su salvación?

Nuestros Sabios enseñaron (Talmud, Ioma 9 b):el primer Beit HaMikdsh fue destruido por tres pecados que el pueblo cometió en aquella época: la idolatría, las relaciones sexuales prohibidas, y el asesinato. No hubo lugar en toda la Tierra de Israel donde no se veneraran ídolos, hasta el punto de que siete tribunales supremos también incurrieron en esta falta. Además, el pueblo comenzó a profanar el Shabat, los niños ya no estudiaban Tora, se dejo de recitar el Shema por la mañana y por la noche, y la gente perdió la vergüenza entre sí, ocasionando de ese modo la destrucción de la tierra.

El segundo Beit HaMikdash fue destruido debido al odio injustificado que había entre la gente. A falta de amonestación de unos a otros, a que avergonzaban a los eruditos y no establecían una diferenciación entre el grande y el pequeño, la carencia de hombres de fe y a que bastaban sus juicios en una interpretación estricta de la Tora que hacían valer a rajatabla sin hacer concesiones unos a otros en aras de la paz y la convivencia armónica.

Desde el día de la destrucción del Beit HaMkdash, una muralla de hierro ha separado al pueblo de Israel de su padre Celestial y la Shejina se ha retirado a los Cielos, aunque hay quienes dicen que Shejina nunca se aparta del Muro Occidental (Kotel HaMaaravi). Es como si D-s no tuviera regocijo ni alegría hasta que no se reconstruya Jerusalén y el pueblo de Israel regrese a su tierra.

Las puertas de la oración se cerraron y la profecía fue quitada a los profetas y entregada a los Sabios, a los tontos y a los niños. El UrimVeTumim(el Pectoral del sumo sacerdote ) no está más y ya no tenemos rey de la Casa de David. Ahora, Di-s solo tiene los “cuatrocods de la halaja “ (Ley Judía), donde la Destrucción no tuvo efecto, pues, de hecho, hoy en día la fuerza de la Tora es mayor aun de lo que era antes de la Destrucción.

Desde el día de la destrucción del Gran Templo se decreto quelas casas de los justos sean destruidas, perdimos los consejos de los sabios, y los grandes hombres de fe del pueblo de Israel dejaron de existir. Los eruditos sienten vergüenza, escasean los hombres de bien, y prevalecen los de fortaleza física y simpleza verbal. Los sabios pasaron a ser considerados como escribas, como oficiantes públicos, y los oficiantes como ignorante, y no hay día sin maldición. Desde el día de la destrucción del Beit HaMikdash se dejo de ver el firmamento en su estado de pureza, las lluvias son escasas y no provienen de la reserva del bien; el roció no trae bendiciones. Los frutos perdieron su sabor y el vino ya no tiene cuerpo. El Shamir _especie de trenes utilizado para la construcción del Altar_ ya no existe, no hay más del néctar dulce.El cristal blanco ha desaparecido, la carene perdió sabor, el placer físico fue entregado a los lujuriosos, y el mundo sigue careciendo de curación verdadera.

Jerusalén está destinada a convertirse en una antorcha para las naciones del mundo y estas caminaran orientándose con su luz, como expresa el versículo (Isaías 60:3): Y las naciones caminaran en tu luz. Jerusalén está destinada a volverse metrópolis para todas las naciones.

Jerusalén está destinada a tornarse en un sitio de reunión para todas las naciones y reinos.
Jerusalén está destinada a llegar hasta los portones de Damasco. ¿Cómo sabemos? El versículo (Zejaria 9:1) expresa: Oráculo de D-s: la tierra es tu recamara y Damasco es tu lugar de descanso, y está escrito: (Cantar de los cantares 7:5): tu rostro es [distintivo] como la torre de Líbano, que mira hacia Damasco. Así como la higuera es angosta en su parte inferior y ancha en su parte superior, también Jerusalén está destinada a ensancharse. Y todos los exiliados llegaran allí y encontraran descanso en ella, en cumplimiento del mencionado versículo: Y Damasco es tu lugar de descanso, pues lugar de descanso se refiere a Jerusalén, como expresa el versículo (Salmos 132:14): este es mi lugar de descanso para siempre.

Cuando Di-s, tu señor, ensanchare tu frontera (Deutoronomio12:20)–¿Puede ser que Di-s expanda la Tierra de Israel? Rabí Itzjak explico: Puede compararse con un rollo: cuando está cerrado, nadie puede determinar su ancho o su longitud, pero cuando se abre, sus dimensiones son dadas a conocer. Lo mismo sucede con la Tierra de Israel: mayoritariamente es una tierra de colinas y montañas como expresa el versículo (Ibid. 11:11) Y la tierra a la que allí cruzáis para poseerla, es tierra de colinas y montañas. ¿Como sabemos que Di-s habrá de plantarla? El versículo (Isaías 40:4) expresa: Cada valle será levantado, y cada colina y montaña se reducirá. Lo escarpado será llano y las colinas [se convertirán en] valles. En ese momento, se conocerá su verdadera dimensión.

Rabí Aba enseño: No existe un fin de los Días [una alusión al periodo del Mashiaj] mas revelado que este, sobre el cual reza el versículo (Ezequiel 36:8) En cuanto a vosotras, montañas de Israel, Haced brotar vuestras ramas y rendid vuestro fruto a Mi pueblo Israel, pues están próximos a llegar: Explica Rashi: Cuando la Tierra de Israel de frutos en abundancia, es señal de que el Fin de los Días esta próximo y no hay una alusión mas manifiesta que esta.

Cuando vendré y veré el Semblante de Di-s (Salmo 42:3) –Israel dijo: ¡Amo del universo¡¿Cuándo nos devolverás nuestro honor cuando ascendíamos a Jerusalén tres veces al año veíamos la Shejina? El Santo, bendito sea, respondió: ¡Hijos míos ¡ En este mundo, solíais ascender tres veces al año. Pero cuando llegue el Fin de los Días, cuando venga el Mashiaj peregrinareis a ella todos los meses, como expresa el versículo (Isaías 66:23); Y acontecerá que, de mes a mes toda carne vendrá a reverenciarme.

Y acontecerá que en un mes, y de Shabat en Sabat, toda carne vendrá a reverenciarme¬–¿Cómo es posible que toda carne [todo hombre] venga a Jerusalén cada semana y cada mes? Rbi Levi explico: Jerusalén está destinada a ser tan grande como la Tierra de Israel, y la Tierra de Israel tan grande como el mundo entero. Y como llegaran a Jerusalén cada semana y cada mes desde los confines del mundo? Vendrán en las nubes, los cargaran, y los llevaran a Jerusalén